miércoles, 3 de septiembre de 2008

EL CUENTO DE LA ALMEJA, LA CONCHA, Y LA MADRE.

ESTABA LA ALMEJITA SOLA Y DESAMPARADA EN EL MEDIO DE UNA TERRIBLE TORMENTA DE LLUVIA Y FRIO EN UNA PLAYA Y CON LA VALVAS ROTAS. PARA PROTEGERSE EMPEZÓ A GOLPEAR LAS VALVAS DE OTRAS ALMEJAS A FIN QUE LA DEJARAN PASAR EL TEMPORAL DENTRO DE OTRA CONCHA Y PODER SOBREVIVIR. UNA TRAS OTRAS, TODAS LE NEGARON COMPARTIR LA VALVA.
YA EXTENUADA, CANSADA Y CASI MORIBUNDA GOLPEÓ UNA VALVA Y DESCUBRIÓ QUE ALLÍ VIVÍA SU MADRE QUE LA DEJÓ PASAR, LA CALENTÓ Y LE DIÓ LA POSIBILIDAD DE SOBREVIVIR...

MORALEJA: CUANDO TENGAS UNA PROBLEMA ANDATE A CONCHA DE TU MADRE.

3 comentarios:

Sr. Inferno dijo...

escribes locuras

xD

Tu mamá dijo...

Muy malo.

Anónimo dijo...

sos un cara de verga!